Cómo inspirar el arte en los niños y niñas.

Cómo inspirar el arte en los niños y las niñas

A todos los niños y niñas les gusta dibujar, modelar, mancharse… A algunos les gusta tanto que podemos verlos entretenidos durante horas haciendo cualquier tipo de actividad artística. ¿Significa eso que estamos delante de un artista? ¿qué ese es su talento? Es poco probable, sin embargo, la expresión libre de sus ideas y emociones a través de estos dibujos puede resultarles muy beneficioso.

El arte es un lenguaje, y como cualquier otro, cuanto antes aprendamos a utilizarlo mejor. Los niños y niñas poseen desde pequeños un gran interés por pintar y crear con todo tipo de instrumentos, desde los lápices de colores hasta las manos, la plastilina o el barro. A través de todos estos materiales expresan su imaginación y favorecen su creatividad. El arte se convierte entonces en una forma de vivir y les aporta múltiples beneficios:

  • Permite a los niños y niñas a expresar su mundo interno y les estimula a crear, aprender e innovar.
  • Potencia las capacidades intelectuales de los niños y niñas.
  • Mejora la comunicación entre padres e hijos a edades muy tempranas, al combinarse con espacios y momentos de diversión
  • Les ayuda a aprender a conocerse y a construir una imagen de sí mismos más sólida, favoreciendo el auto concepto.
  • Es una fuente lúdica de placer que les permite dejar volar su imaginación y creatividad.

Las emociones están presentes en nosotros desde que nacemos, y cuando los niños y niñas dibujan, pintan o realizan otras actividades de expresión plástica, están expresando su mundo interior de emociones, sensaciones y sentimientos. De esta manera aprenderán a ser más sensibles y a tener un mejor autoconocimiento emocional.

Para que esto sea posible, debemos potenciar estas actividades desde casa. Sin embargo, es probable que, si simplemente les damos un rotulador o una témpera, nuestro sofá y nuestras paredes empiecen a correr serio peligro. Por eso, especialmente cuando son muy pequeños, es mejor estar junto a ellos mientras dejan vía libre a su expresión artística. Dejar a los niños expresarse a través del arte es una gran idea, por eso es importante recordar que lo importante no es el resultado, ni la técnica que puedan estar utilizando, sino el aprovechamiento de las capacidades y la expresión libre. El objetivo es que puedan establecer vínculos con sus emociones y con el arte.

Leslie Bushara, subdirectora de educación en el Children’s Museum of Manhattan, nos da algunas pistas de cómo podemos fomentar el arte de nuestros hijos y alumnos:

  • Estar preparados para el desastre. La idea es establecer un espacio de arte donde el niño pueda experimentar libremente. Eso significa que habrá desorden, suciedad y mucha diversión. Lo más adecuado puede ser poner una tela o un periódico sobre una mesa grande a ser posible. Si estamos en casa mejor que sea en la cocina o en el garaje, porque pueden ensuciar bastante. Si el clima lo permite, podemos dejar que los niños pinten fuera.

 

  • Evitar darles instrucciones. No hay que decirles a los niños qué deben hacer o cómo deben hacerlo. En lugar de decir: “Porqué no pintas un arcoíris”, tenemos que animarlo a experimentar mezclando colores utilizando diferentes tipos de pinceles y papel.

 

  • Hablar de forma específica sobre el arte. Cuando hablemos con el niño sobre su obra de arte, tenemos que intentar ser precisos en nuestros comentarios. Por ejemplo, en lugar de hacer un cumplido genérico del tipo “es muy bonito”, es mejor centrarnos en algo más concreto, por ejemplo: “Veo que has usado mucho el color azul ¿por qué elegiste ese color?”

 

  • Explorar el proceso que realiza. A menudo, la mejor manera de alentar la conversación sobre arte con un niño es simplemente decirle: “Háblame de lo que haces” o, tal vez, preguntarte: “¿Te has divertido haciéndolo?”

 

  • No dibujar con el niño. Cuando los profesores o los padres dibujan algo al mismo tiempo que lo hace el niño, sobre todo cuanto más pequeño es, puede hacerle sentir que no es capaz. Lo mejor es estar cerca de él y hacerle saber que estamos interesados en lo que hace y que apoyamos su arte.

 

  • Dejarlo ser. Cuando un niño termina una pieza, no deberíamos sugerir cambios, adiciones o ningún tipo de detalle. Es importante que sienta que lo que ha creado es suficiente, incluso si es solo he dibujado un punto en medio de la página.

Autora : Rosabel Rodríguez. Profesora Universidad Baleares. Doctora en Psicología. Co-fundadora de este proyecto SinCreatividadNoSoyNadie.com

 

Referencias bibliográficas

Puedes encontrar más información sobre este museo en: http://cmom.org/