Creatividad y Escuela. 5 Propuestas.

El experto en educación, Sir Ken Robinson, denuncia en una de sus charlas TED más conocida “Las escuelas matan la creatividad” que la escuela no trabaja el pensamiento creativo de nuestros jóvenes porque fue creada para producir trabajadores apropiados para trabajar en las fábricas del siglo XIX. Necesitaban saber leer y escribir para interpretar y aprender las instrucciones de uso, los procesos de producción y manipulado y las advertencias de seguridad y sanidad.

Durante el siglo XX la creatividad aún no se ha considerado un valor a desarrollar desde la educación. El desarrollo de nuestra sociedad e industria requería un ejército de licenciados capaces de gestionar, administrar, organizar y defender desde los puestos de abogados, ingenieros, economistas o administrativos.

El contexto social y económico ha cambiado enormemente en los últimos años. La escuela ya no sirve los intereses de nuestras empresas que denuncian la falta de personal cualificado y formado en aspectos como creatividad, cooperación, comunicación, innovación, integración.

Entonces desde muchos foros se denuncia que “la escuela no debe servir los intereses de la industria”, sin embargo, es lo que ha estado haciendo desde que se creó y lo sigue haciendo hoy en día, sólo que aún prepara a nuestros jóvenes para una industria que esta desapareciendo. En las nuevas empresas del siglo XXI, la creatividad es fundamental para el éxito y es esta creatividad la que debemos fomentar y desarrollar desde la educación. Porque es clave para el desarrollo profesional de nuestros alumnos, pero también porque es clave para su desarrollo personal, como así ya lo advirtieran psicólogos de la talla de Guilford o Maslow, en los años 70.

 

¿Qué pueden hacer los maestros, en este momento, para preparar a los estudiantes para el mundo del futuro?

Hoy vamos a ofrecer 5 ideas que nos ayudarán a empezar a trabajar la creatividad en nuestras aulas de educación Primaria y Secundaria.

  • Usar cuadernos para apuntar nuestras ideas. Los artistas profesionales, científicos y escritores a menudo llevan cuadernos pequeños para capturar las ideas originales antes de que se les olviden. Para hacerlo bien no hay reglas, solo usarlo y encontrar cada uno nuestro propio método. Si no sabemos como empezar podemos consultar algunas ideas y bocetos.

 

Cuaderno de Ideas.jpg

 

  • Explorar nuevas fuentes de inspiración. La creatividad necesita alimentarse con una dieta constante de estímulos e inspiración. Algunas fuentes probadas y que funcionan de verdad las podemos encontrar en la naturaleza, la música, el arte, los viajes, la literatura… Cualquier cosa que premie la curiosidad del estudiante puede alimentar su creatividad.

 

ideas.jpg

 

  • Conocer gente creativa. El mundo está lleno de personas que regularmente usan su creatividad para inventar y hacer cosas nuevas. Tres excelentes lugares para aprender cómo lo hacen son: Make,Instructablesy Kickstarter.

 

mitribu.jpg

  • Introducir el mindfulness como una herramienta de creatividad. La ciencia nos dice que el mindfulness ayuda al cerebro. En el ámbito de la creatividad, puede aumentar la capacidad del alumno para encontrar soluciones imaginativas a un problema. Para una gran introducción animada a la meditación de la atención plena podemos empezar visitando la página de Headspace

 

Mindfulness.png

 

  • Poner en marcha #The100DayProject con nuestros estudiantes. ¿Qué te parecería hacer algo creativo, todos los días, durante 100 días? No, no tenemos que invertárnoslo solos, basta seguir la propuesta de #The100DayProject e ir documentando nuestro progreso. ¡Todo un reto!

 

The-100-Day-Project-01.jpg

 

Coge el reto #BeCreative #EncourageCreativity #GrowOnCreativity